II República y Guerra Civil

Ackelsberg, Martha A.

Mujeres Libres. El anarquismo y la lucha por la emancipación de las mujeres.

Colección Memoria. Virus editorial, 1999.  320 p. 21×15 cm.
En la presente obra se analizan a fondo las razones que llevaron a un numeroso grupo de mujeres del ámbito libertario a la creación de Mujeres Libres -en contra de la voluntad de buena parte de los hombres e, incluso, de algunas mujeres del Movimiento Libertario-; los problemas, temas de disputa y relaciones que mantuvieron con éste; y sus discusiones internas, objetivos y funcionamiento. Pero lo que la hace especialmente interesante es que no es simplemente un estudio histórico, sino que, incidiendo especialmente en el análisis anarquista de las relaciones de dominación y subordinación y en la centralidad que ocupa en éste la noción de comunidad, Martha Ackelsberg plantea qué puede aportar el discurso y la experiencia de Mujeres Libres a la teoría y lucha feminista contemporánea.

Abad de Santillán, Diego

Abad de Santillán, D.- Por que perdimos la guerraPor qué perdimos la guerra. Una contribución a la historia de la tragedia de España

Ediciones La Hormiga Libertaria, México 2006. 240p. 22×13,5cm.
Revisión critica desde el punto de vista libertario, donde analiza las causas de la derrota de la revolución española; las causas de su desenlace; la Primera y Segunda República; la jornada del 19 de julio; El Comité Central de Milicias de Cataluña; la revolución en la economía; las colectividades agrarias; la revolución en la cultura; Guerra y revolución; Los sucesos de mayo de 1937; La militarización de las milicias; Las condiciones políticas y militares antes de la última ofensiva franquista en Cataluña.
Representábamos la más vieja organización de tipo político-social de la España moderna. Núcleo íntimo de propaganda, de organización obrera y d elucha, todavía sigue preocupando a los vencedores su liquidación, al comprobar los múltiples signos cotidianos que ni el terror ni los fusilamientos han logrado hacerlo desaparecer. El desenlace de la guerra ha puesto a muchos millares y millares de nosotros, vencidos, fuera de combate. Pero con nuestra exclusión no está asegurado el desarraigo de nuestro movimiento. Otros han ocupado ya el puesto de los caídos y de los supervivientes en el exilio. El balance de la contienda iniciada el 19 de julio de 1936 no se puede olvidar ni menospreciar. Sólo pueden acudarnos y pedirnos cuentas y aleccionarnos los que estén dispuestos a imitar aquella epopeya y a pagar por sus ideales el mismo precio que han pagado los revolucionarios españoles por los suyos.

Amorós, Miguel

La revolución traicionada. La verdadera historia de Balius y Los Amigos de Durruti

Colección Memoria. Virus Editorial, Barcelona 2003.. 444p. 21x15cm..
Hay pocos temas históricos que hayan tenido y sigan teniendo tanta profusión editorial y en tantas lenguas diferentes como lo es el de la Guerra Civil y la Revolución Social en la España de 1936. Sin embargo, esto no ha impedido que sean muchos los hechos históricos que quedan todavía por conocer y muchas las preguntas que quedan aún sin respuesta, y entre estos hechos destacan, sin duda, los acontecimientos de Mayo del 37 y el papel desempeñado en los mismos por la Agrupación Los Amigos de Durruti.
Ni la historiografía libertaría —carente muchas veces de un sentido autocrítico y abocada a hacer una interpretación lineal y libre de obstáculos de su propia historia— ni. mucho menos la comunista, ni, por supuesto, la historiografía liberal o recientemente la universitaria, empeñada en reinterpretar la historia reciente en clave de lucha entre la democracia —la República—y los extremismos —anarquismo y fascismo—, han sabido o querido hacer una lectura que haga justicia a la importancia histórica de Los Amigos de Durruti.
Miquel Amorós, desde el compromiso social y huyendo de falsas objetividades, nos presenta una investigación histórica que, por primera vez, nos permite una comprensión amplia y profunda de cómo nacieron, cómo se desarrollaron y qué repercusiones políticas tuvo la existencia de Los Amigos de Durruti. A este fin se vale de la que, sin. duda, junto con Pablo Ruiz, fue la figura más importante de la Agrupación: Jaime Balius. Con Balius, que inició su andadura política en el. nacionalismo insurreccionalista catalán de Estat Cátala, hacemos una auténtica inmersión política e histórica en la convulsa sociedad catalana de los años veinte y treinta, para centrarnos en su militando en CNT y en su colaboración como periodista en buena parte de la prensa libertaria, en la que desempeñó cargos de responsabilidad de manera continuada, antes de crear el medio que daría voz a la propia Agrupación: El Amigo del Pueblo.
Tildados de trotskistas, bolcheviques o provocadores tanto por comunistas como por parte de sus compañeros del Movimiento Libertario, que hicieron lo posible por conseguir su expulsión de la CNT, Los Amigos de Durruti fueron tal vez la expresión más genuino de las corrientes de oposición interna.a la política de compromiso y colaboración con las instituciones del Estado de la dirección de CNT-FAI. No fueron una corriente mayoritária, pero sus tesis tuvieron la suficiente fuerza como para animar o dar continuidad a debates internos que en amplios sectores del Movimiento Libertario planteaban la necesidad de ganar la guerra sin renunciar a las conquistas de la Revolución social iniciada en Julio del 36, En sus escritos y en otros nacidos al calor del debate por ellos suscitados se reflejan de manera vivaz las dificultades y contradicciones que aquella revolución y cualquier revolución han de necesariamente conllevar en torno a cuestiones como la organización de la economía, de la defensa, el tránsito de la sociedad capitalista; la toma de decisiones no jerárquica, el control del poder, la relación con otras fuerzas políticas y con los sectores contrarios a. la revolución, etc.; y son estas cuestiones y reflexiones, precisamente, las que para los sectores antiautoritarios y anticapitalistas siguen teniendo vigencia plena y las que hacen del presente trabajo también una herramienta para pensar el futuro.

Amorós, Miguel

Maroto, el héroe. Una biografía del anarquismo andaluz

Colección Memoria. Virus editorial, Barcelona 2011.  320 p. 21×15 cm.
El anarquismo andaluz figura entre los grandes vacíos de la historia de la primera mitad del siglo XX y, concretamente, de la que se refiere al periodo que abarca la dictadura de Primo de Rivera, la República y la Guerra Civil y la Revolución. Estas dos décadas de cruenta guerra de clases, de las que saldrían victoriosos los sectores más reaccionarios y, en definitiva, el fascismo, convirtieron al anarcosindicalista granadino Francisco Maroto del Ojo en el símbolo de una generación de militantes y luchadores.
Maroto, hijo de una familia de tres hermanos y huérfano de padre desde muy joven, nació en el barrio del Albaicín, donde residía buena parte de la clase obrera granadina, expulsada del centro tras sucesivas remodelaciones urbanísticas. Ebanista de profesión, sería uno de los principales líderes de la CNT en Granada durante la República. Maroto se convertiría en un personaje tan querido por las clases populares granadinas como aborrecido por la burguesía y los caciques granadinos, los cuales formaban «parte de la derecha más conservadora y ultramontana». Calificado de «maleante y delincuente» en las páginas del diario monárquico El Ideal, Francisco Maroto participó activamente en la enconada conflictividad obrera existente en Granada en los años treinta, sufriendo la consiguiente represión.
Pero sería durante la guerra cuando se dibujarían en Maroto los rasgos que lo convierten en una figura sobresaliente, junto con otras como el malagueño Juan Santana Calero o el sevillano Juan Arcas. A pesar de haber conseguido organizar una columna de milicianos que demostró una más que sobrada solvencia militar, la estrepitosa caída de Málaga fue utilizada para criminalizar a las milicias anarquistas y, en última instancia, para encarcelar y quitar de en medio al propio Maroto. A pesar de las acusaciones sin pruebas y de las incontables peticiones de libertad, la inquina hacía él tanto del PCE como del gobernador civil de Almería, el socialista Gabriel Morón —junto con la pasividad calculada de los organismos dirigentes de la CNT, más preocupados por los equilibrios en las instancias de gobierno que por los presos anarquistas—, hicieron que pasara buena parte de la guerra en la cárcel.
Capturado por los fascistas en Alicante en enero de 1940, sería fusilado en julio de ese año tras ser salvajemente torturado. La historia de Maroto no puede leerse como la historia de un solo hombre, sino como una biografía de un anarquismo andaluz que en las luchas sociales forjó el carácter de cientos de militantes. Una historia que ha sido cerrada a cal y canto tanto por el Franquismo como por el régimen que le sucedería.

Ascaso, Joaquín

Memorias (1936-1938). Hacia un nuevo Aragón

Larumbe Clásicos Aragoneses, 42. Prensas Universitarias de Zaragoza. Zaragoza, 2006. 240p. 21x13cm.
Ascaso fue un obrero albañil, formado a principios de los años 30, “habituado a la clandestinidad y muy mediatizado, como otros compañeros, por el impacto de la sublevación de Jaca”. Durante los cinco años de la II República, se convirtió en un líder de la CNT, con diversos grados de radicalización. Recuerda Díez Torre que ya en ese período, Ascaso visitó varias veces la cárcel, algo que se volvió a repetir en 1938, tras la presidencia del Consejo de Aragón: estuvo preso 38 días cerca de Valencia, y finalmente se marchó a Francia con Antonio Ortiz porque los estalinistas, que habían asesinado a Andreu Nin, también les perseguían.
“Lo procesaron por causas ficticias las autoridades gubernamentales. Su propia organización aragonesa le hizo el vacío. Y de ahí la salida. En Francia vivió muchas penalidades. Las autoridades lo amenazaron con devolverlo a Franco o a sus propios compañeros. Finalmente, consiguió embarcar hacia Uruguay, se estableció en Venezuela, estuvo también en Chile. Trabajó de albañil, de conserje, condujo camiones. Nunca dejó de ser un transterrado. Sus amigos pagaron su entierro”. Las memorias las redactó antes de partir al exilio…

Barriobero, Eduardo

El Tribunal Revolucionario de Barcelona (1936-1937)

Ediciones Espuela de Plata, Sevilla marzo 2007. 286p. 21 x15cm.
La crónica del Tribunal Revolucionario de Barcelona escrita por quien fue su presidente, el jurista Eduardo Barriobero y editada en los primeros meses de 1937 constituye un importante documento histórico del proceso revolucionario en Catalunya tras el 19 de julio de 1936.
Eduardo Barriobero fue uno de los escasos intelectuales españoles comprometidos con la revolución española. Una peculiaridad muy poco analizada del caso ibérico.
La progresiva vuelta al “orden” en Catalunya desde principios de 1937, topó con la resistencia de aquellos sectores obreros de la CNT-FAI y el POUM dispuestos a no renunciar a las conquistas revolucionarias. Ante ellos se fraguaba la toma del Poder por parte del PCE estalinista, que tiene como aliados a los sectores separatistas catalanistas que en la versión de Barriobero y de la CNT-FAI por medio del periodista Jacinto Toryho y Juan García Oliver, conforman un complot separatista desde París (Dencás, Ventura Gasol, etc.) con los consejeros de Esquerra Repeblicana de Catalunya con cargos en la Generalitat del presidente Companys.
En adelante, la figura de Barriobero tras su etapa como presidente del Tribunal Revolucionario quedó cuestionada y fue objeto de todo tipo de especulaciones dudosas.
Lo cierto es que el proceso a Eduardo Barriobero fue a partir de otoño de 1937 un proceso político cuando ya la justicia republicana en Catalunya daba claras señales de sectarismo político, el cual recaía inclusive en los propios antifascistas. Un episodio que revela diáfanamente la crisis existente en el seno de la izquierda radical española de la que no se había de restablecer en lo sucesivo.
La actuación de Barriobero al frente del Tribunal Revolucionario pudo ser dudosa y por ello vivió confinado en la Barcelona republicana en las condiciones que relata el texto del periodista Jacinto Toryho (1975). Barriobero, además, rehusó ser evacuado de Barcelona en enero de 1939 a la espera de una ingenua benevolencia del nuevo régimen franquista y quizá porque pensó que no tenía nada que temer como intelectual y republicano utópico que era. A la postre, Barriobero fue procesado por el régimen republicano y ejecutado por el franquismo.

Borrás, José

Borrás, J.- Aragón en la revolución españolaAragón en la Revolución Española

César Viguera, Barcelona 1983.  294p. 21x16cm.
 El ensayo autogestionario realizado, entre julio de 1936 y marzo de 1938, en la zona aragonesa que vivió en ese período liberada del fascismo, es el intento de revolución social constructiva más exaltante, más audaz y generoso que ha registrado la historia a través de los tiempos, y constituye, por consiguiente, uno de los tiempos fuertes de la Revolución Española. Fue un ensayo impulsado y realizado por la iniciativa propia de los campesinos aragoneses -no decidido e impuesto por el Estado, como en Rusia- mediante el cual la autogestión fue aplicada a todos los niveles, tanto en el orden económico como en el político-social.
     Se trata de un tipo de revolución original, que no se limitó a socializar los medios de producción, sino que también socializó el producto del trabajo. Original también porque todo ello fue realizado de manera independiente y a partir de dedcisiones de la base, sin intervención del Estado o de otras entidades ajenas a los interesados.

Cárdaba, Marciano

Campesinos y revolución en Cataluña. Colectividades agrarias en la comarca de Girona.

Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2002.  312 p. 21×15 cm.
La estructura de la propiedad de la tierra estaba configurada por siglos de dominio social y económico sobre los campesinos, y en el primer tercio del siglo XX continuaba siendo el principal factor de la indigencia campesina en España y, al mismo tiempo, el semillero del sinfín de revueltas espontáneas que, protagonizadas por “los sin tierra”, jalonaron el campo español en estos años. En Cataluña, sin embargo, tras la ruptura del dominio ideológico de las clases privilegiadas con la llegada de la II República, fue un amplio elenco de pequeños propietarios, rabassaires, arrendatarios y aparceros quienes enarbolaron la bandera de la agitación campesina. Juntos, aglutinaban como grupo, no cuatro tipos específicos de campesinos, sino cuatro modalidades de explotación de la tierra que, parcialmente, hasta podían darse en la persona de un único campesino.
Los colectivistas de la región de Girona, desde presupuestos ideológicos libertarios e integrados en la CNT, por el contrario, aunque claramente minoritarios, libres y dueños de sus actos, no pretendieron introducir reformas sociales en el campo, sino atender las necesidades inmediatas de los eternos marginados y establecer unas relaciones sociales basadas en la igualdad económica y en la libertad individual, convencidos de que sólo la unión de ambas premisas imposibilitaría la explotación del hombre por el hombre.

CNT, Comercial Aragón, Rioja y Navarra

CNT.- Realizaciones MonzónRealizaciones revolucionarias y estructuras colectivistas de la Comarcal de Monzón (Huesca). Con notas sobre la represión comunista

Ediciones Cultura y Acción, Monzón 1977.  160p. 18×11 cm.
A nuestro juicio, la obra constructiva de la revolución socialista libertaria de España ha sido la página más hermosa de la historia hispánica. A menudo se ven artículos encomiásticos sobre las glorias pasadas, la obra intelectual y científica de España, todo hecho con el espíritu apasionado que caracteriza al nacionalismo. Hasta se canta a veces a los héroes de la División tal, pese a que cada uno de los cuales pudo serlo, a pesar de él, como el médico de Moliere, o el de Moratín, que le fue a palos. Pero frecuentemente se olvida lo que, sin discusión alguna, enaltecería a los anarquistas españoles: nuestra propia revolución. Se olvida, y es de lamentar, sobre todo habiendo compañeros que podrían escribir documental-mente sobre ella, pues tiempo tuvieron de indagar, copiar datos, clasificar informaciones y recoger para el porvenir todo cuanto fuera posible.Esto interesa no sólo para cantar la grandeza indiscutible de realizaciones magníficas y casi sepultadas en el olvido. Interesa también por las muchas enseñanzas que de la primera realización libertaria puedan sacarse. Sobre los aciertos y los desaciertos, las causas del éxito y las razones de los desaciertos.No es que nosotros queramos insinuar que fueron tan importantes unos como otros. Allí donde, despreciando todo compromiso gubernamental y político, nuestros compañeros fueron directamente a la realización del ideal, acertaron en el noventa por ciento de sus empresas.Los fracasos sobre los cuales han hecho hincapié los que fueron su causa directa o indirecta, han sido casi siempre resultado de los compromisos, hijos unos de la fatalidad causada por una situación compleja y otros, de factores subjetivos que no es el caso examinar ahora. Pero, de todos modos, sobre multitud de problemas, la revolución española puede ser un venero de enseñanzas. Conviene, pues, fijarse en ella, estudiarla serena y hondamente, sobre todo por quienes saben que de la experiencia de los hechos, más que de la literatura, sale la ciencia para hechos nuevos.

Díez Torres, Alejandro R.

Trabajan para la eternidad. Colectividades de trabajo y ayuda mutua durante la guerra civil.

LaMalatesta Ed. / PUZ, 2009. 540p. 21×13 cm.
La obra recoge un trabajo de investigación sobre colectividades y modo colectivo de experiencia agraria de miles de campesinos, durante dos años en un ámbito local y comarcal como el de Aragón. En toda España entonces las llamadas Colectividades cobraron vigor, pese a los ajustes de fuerzas en la República; pero la realidad colectiva fue disimulada en los compromisos internacionales, y su obra empeñada en el tablero de fuerzas, occidentales y soviéticas, entre las que se desenvolvió la Guerra Civil española. El fenómeno colectivo fue igualmente ignorado, escamoteado y manipulado por historiadores con diversas intenciones ideológicas e interpretativas. Sin embargo, tanto en pueblos como en comarcas de Aragón, para sectores mayoritarios de sus poblaciones, las alternativas colectivas fueron las únicas viables y constructivas, frente a un modo de vida de la anquilosada sociedad, individualista y caciquil. Las Colectividades también supusieron para los núcleos rurales la recuperación de su personalidad histórica en las poblaciones de un Aragón popular: que resistió el alzamiento militar contra la República de generales sublevados; y en cuyo nuevo espacio revolucionario las Colectividades reconstruyeron una sociedad orientada por principios más igualitarios y solidarios. El trabajo no desdeña recoger aspectos circunstanciales de aquel clima “heroico y arriesgado”, en el que vivieron tanto campesinos como soldados, pueblos y representantes civiles. Tratando en lo posible la obra de acercarse a la vida cotidiana y los desafíos o los logros de las poblaciones, por su propio esfuerzo y adaptación colectiva.

Etchebéhère, Mika

Mi guerra de España. Testimonio de una miliciana al mando de una columna del POUM

Cita de Irrecupables. Alikornio Ediciones, Barcelona 2003. 347p. 22x14cm.
Mika Etchebéhère (Mika Feldman), argentina de padres rusos, llegó a Madrid el 12 de julio de 1936 para reunirse con su marido. Seis días después de su llegada se produce el levantamiento del ejército, y la pareja de revolucionarios, de inspiración trotskista, se une a la Columna del POUM. En el frente de Guadalajara, muerto su marido, Hipólito Etchebéhère, al mes de entrar en combate, Mika asume la responsabilidad de la columna donde, con la posterior militarización de las milicias, alcanzará el grado de capitana (única mujer con mando de tropa en la guerra de 1936-39). Pero el relato de ese periodo va mucho más allá de la exposición del horror de la guerra. “Mi guerra de España” es, sobre todo, la narración lúcida y emocionada de una mujer que no sólo tuvo que enfrentar los prejuicios de sus propios camaradas, sino las intrigas y persuciones de los agentes de Stalin contra el proceso revolucionario que se desarrollaba en el bando republicano. Sin embargo, en estas memorias no hay la mínima concesión al heroismo militarista. Al contrario, la prosa directa e intensa de este libro nos pone ante el testimonio de una mujer que no esconde sus vacilaciones, sus decepciones, sus contradicciones; sentimientos todos de una capitana atípica, como no podía ser de otro modo, en una mujer “carente del mandamiento del odio”, pero imbuida de un insobornable espíritu revolucionario que mantendría hasta el final de sus días en París, en 1992.

Guillamón, Agustín

Guillamón, A.- El terror stalinista en Barcelona 1938El terror estalinista en Barcelona 1938.

Aldarull / Dskntrl-ed!, Barcelona 2013. 332p. 21×15 cm.
El diez de febrero de 1938, en Barcelona, hacia las diez de la noche, un joven de unos veinte años, vestido con el uniforme de capitán del Ejército, había encendido un cigarrillo. Tenía una cita. Era un frío día de invierno. Se aproximaron los dos hombres con los que había concertado la cita. En respuesta a su saludo el más cercano, a su izquierda, le disparó, a medio metro de distancia. La bala penetró por el mentón hacia la izquierda de la boca, siguiendo una trayectoria de abajo arriba y de izquierda a derecha que destrozó dos piezas dentarias, parte del paladar y se incrustó en el cráneo, sin provocar orificio de salida.
¿Quién era el joven asesinado? ¿Quiénes y por qué lo asesinaron? ¿Quién investigó el asesinato? ¿Quiénes, y por qué, fueron detenidos, torturados y juzgados por ese crimen? ¿Qué implicaciones políticas desviaron la investigación criminal? ¿Es posible solucionar un asesinato setenta años después de ser cometido? ¿Puede resolver la investigación histórica un crimen que, en su momento, fue despachado descuidadamente por la investigación policial? Dilucidar hoy ese crimen, ¿puede ayudarnos a comprender los conflictos existentes en una sociedad inmersa en una cruenta guerra civil? ¿Quién y por qué, bajo las pintadas murales que interrogaban “¿dónde está Nin?”, respondía con malévola rima: “en Burgos o en Berlín”?

Guillamón, Agustín

Insurrección. Las sangrientas jornadas del 3 al 7 de mayo

Hambre y violencia en la Barcelona revolucionaria, Tomo 3. Editorial Descontrol, Barcelona 2017. 512p. 24x15cm.
Mayo del 37 fue la derrota del proletariado revolucionario más avanzado, que la contrarrevolución estalinista y el reformismo republicano necesitaban y buscaban para desarmar la amenaza de los comités de defensa sobre las instituciones burguesas y desencadenar una represión selectiva, que integrase a los comités superiores en el aparato estatal y aniquilase a los revolucionarios.
Por primera vez en la historia, se dio el caso de una insurrección iniciada y sostenida contra la voluntad de los líderes a que perteneció la inmensa mayoría de los insurrectos. Pero aunque una insurrección puede improvisarse, una victoria no; y aún menos cuando todas las organizaciones obreras antifascistas se mostraron hostiles al proletariado revolucionario: desde la UGT hasta los comités superiores de la CNT.
Esos comités superiores llegaron a jugar con dos barajas, permitiendo la formación de un Comité Revolucionario de la CNT (Merino, Ruano y Manzana), al mismo tiempo que se formaba una delegación, encabezada por Santillán, para negociar en el Palau de la Generalitat. Pero muy pronto abandonaron la carta insurreccional por los ases del alto al fuego, que aseguraban su futuro de burócratas. Companys y Comorera sólo jugaban con la baraja de la provocación a la CNT para destruirla y conseguir así un gobierno fuerte. El presidente de la Generalitat llegó a ordenar a la aviación el bombardeo de todos los cuarteles y edificios en poder de los cenetistas.

Guillamón, Agustín

Los Comités de Defensa de la CNT en Barcelona (1933-1938)

Aldarull Edicions, Barcelona 2011. 254p. 21x12cm.
La derrota del Ejército fascista por el pueblo de Barcelona, el 19 de Julio de 1936, es uno de los mitos más arraigados de la historia de la Revolución social española. La “espontaneidad” de la respuesta obrera y popular al levantamiento militar fue catalizada y coordinada por los Comités de Defensa de la CNT. Esos comités fueron los núcleos del ejército de milicias, que delimitaron el Frente de Aragón en los días siguientes. También pusieron las bases de los numerosos comités revolucionarios de barriada, que controlarían Barcelona hasta la reinstauración del poder burgués de la Generalitat, con el apoyo imprescindible de los comités superiores de la CNT y de la FAI. La insurrección “espontánea” de mayo de 1937 contra la contrarrevolución, dirigida por el estalinismo, tampoco puede explicarse sin los Comités de Defensa de los barrios de Barcelona.

Guillén, Abraham

Guillén, A.- El error político militar de la repúblicaEl error político-militar de la República. La pérdida de la Guerra Civil 1936-1939.

Queimada Ediciones, Madrid octubre 2012. (2ªEdición). 176p. 19x13cm.
“…Si el gobierno republicano español hubiera concedido la independencia al Marruecos español, armando a los nacionales marroquíes, utilizando la flota republicana para hacer desembarcos de guerrilleros moros en su territorio, los generales sublevados no habrían podido desplazar unidades españolas y marroquíes desde África a España. Pero Largo Caballero no era capaz de hacer tal desafío contra Francia, aunque esta nación no daba facilidades a la España republicana para comprar armamentos y abastecimientos, mostrándose así más enemiga que amiga de España. Los republicanos debieron defender su frente de Málaga con una operación estratégica de efecto indirecto: armar y desembarcar guerrilleros marroquíes en la zona española de África. Sin embargo, la defensa de Málaga se confió a unos 20.000 milicianos, incluidos en ellos a algunos soldados leales.

Gutiérrez Molina, José Luis

Crisis burguesa y unidad obrera. El sindicalismo en Cádiz durante la Segunda República.

Madre Tierra, 1994. 500 p. 21×15 cm.
Crisis burguesa y unidad obrera. El sindicalismo en Cádiz durante la Segunda República pretende llenar uno de los vacíos mas importantes de la historiografía sobre los años treinta en España: la evolución de las ideas unitarias en las organizaciones obreras.
Con un planteamiento novedoso articula los aspectos locales, regionales y nacionales en un mismo texto. De esta forma, se desarrolla la trayectoria del anarcosindicalismo en Cádiz desde su reorganización en 1930 basta la formalización en 1936 de un pacto local CNT-UGT que no sólo reflejaba las variaciones ocurridas durante esos años, sino que tuvo trascendencia nacional al reunir en la capital andaluza, en un mitin, dos de las figuras más señaladas del obrerismo de esos años: el cenetista Vicente Ballester y el socialista Francisco Largo Caballera.
El autor, José Luis Gutiérrez Molina, doctor en Historia Contemporánea ya ha publicado, entre otros trabajos, en esta editorial La Idea revolucionaria. El anarquismo organizado en Andalucía y Cádiz durante los años treinta.

Guzmán, Eduardo de

La muerte de la esperanza

Ediciones Vosa, Madrid 2006. 400p. 20x14cm.
En los años setenta, Eduardo de Guzmán, uno de los mejores periodistas españoles del siglo XX, publicó una importantísima obra testimonial e histórica, hoy inencontrable.
Ediciones VOSA continúa la recuperación de este autor imprescindible y, tras haber rescatado El año de la victoria, (su experiencia en los campos de concentración franquistas) ofrece ahora La muerte de la esperanza, otra de sus más sólidas aportaciones. La muerte de la esperanza relata el acontecer, hora a hora, vivido por el autor de los primeros cuatro días de la guerra civil española y de los cinco últimos.
Los primeros, en Madrid, en los que destaca la presencia de Eduardo de Guzmán en el asalto al cuartel de la Montaña, centro neurálgico de la conspiración fascista.
Los últimos se abren con la entrada de las tropas facciosas en Madrid y la salida del autor hacia Valencia primero y finalmente al puerto Alicante, donde más de quince mil personas se debatieron, arrinconados contra el mar, a la espera de unos barcos que pudieran evacuarlos y que no legaron nunca. La rendición o la muerte fue su única salida.
Como escribe el también periodista Rafael Cid, que conoció y trató a nuestro autor: la lectura de La muerte de la esperanza prueba que en aquella aciaga época, en una España ultrajada y torturada hubo millones de hombres y mujeres que llevaban un mundo nuevo en sus corazones.

Leval, Gaston

Leval, G.- Colectividades libertarias en EspañaColectividades libertarias en España

Colección Anatema. Editorial Aguilera, Madrid 1977. 509p. 20×11,5cm
    A través de datos minuciosamente recogidos en las zonas agrarias de aquella España lacerada por la guerra civil, Leval explica los diversos modos en que los sectores de la agricultura, la industria y los servicios públicos fueron reorganizados desde abajo por obreros, labriegos y profesionales imbuidos de un elevado sentido social y de una conciencia colectivista antiautoritaria legada por Bakunin, Mella, Anselmo Lorenzo y otros.
     Encontramos aquí la comprobación práctica de la veracidad de los principios autogestionarios: la vida económica y cultural de una sociedad puede desarrollarse al margen de las instituciones gubernamentales e incluso en oposición con éstas. Sólo la fuerza de las armas acabó con tan apasionante ejemplo de socialismo libertario, el máximo realizado hasta nuestros días, incluida la Comuna de París. Gaston Leval, que vivió junto al pueblo su trágica y a la vez fecunda experiencia, explica así el sentido de su obra: <<Me esforcé por recoger para el porvenir los resultados de esta gesta única y estudiar sobre el terreno, en los pueblos colectivizados, la obra constructiva de la revolución española>>.

Márquez, José M. / Gallardo, Juan J.

Ortiz, general sin dios ni amo

Grupo de Historia José Berruzo – Editorial Hacer. Sta.Coloma de Gramanet, 1999. 382p. 21x15cm.
En este libro, JJ. Gallardo y J.M. Márquez tratan de esclarecer, sin prejuicios ni tabús, la trayectoria y actuación de un destacado militante anarquista, Antonio Ortiz, desde su infancia y juventud hasta su exilio en Venezuela. El interés del libro, considerable ya como biografía de este personaje, es aún mayor debido a que a través de la investigación histórica sobre la intensa vida de Ortiz -fue secretario del Sindicato de la Madera de Barcelona, miembro de los cuadros de defensa del Poble Nou y del grupo Nosotros, Jefe de Columna primero y de División después en el Frente de Aragón, acusado de robo y deslealtad, víctima de un intento de asesinato, combatiente con las tropas aliadas en la Segunda Guerra Mundial, participó en un atentado frustrado contra Franco-, los autores precisan abordar y analizar una serie de acontecimientos y problemáticas más generales que afectaron decisivamente el desarrollo de la guerra y de la revolución y que incluyen tanto la actuación de la CNT-FAI, del Partido Comunista y de otras organizaciones durante este período, como la burocratización, tensiones y enfrentamientos que se produjeron en el seno de la CNT.

Mera, Cipriano

Guerra, exilio y cárcel de un anarcosindicalista.

CGT / CNT Catalunya-FELLA / CSSO / F.Salvador Seguí / LaMalatesta / Los sueños de la Hormiga Roja / Sindicato Construcción, Metal y Madera (CNT, Madrid), Marzo 2006. 480p. 21×15 cm.
Albañil de modesta familia, militó desde muy joven en el sindicato de la edificación de la UGT, siendo expulsado por su combatividad y fundando posteriormente el sindicato de la construcción de la CNT de Madrid durante los años treinta.
Durante la guerra civil llegó a mandar el IV Cuerpo de Ejército de la República con el grado de teniente coronel, desempeñando un relevante papel en los inicios de la contienda, habiendo participado en las tomas de Alcalá de Henares, Guadalajara y Cuenca como miliciano; así como en la batalla de Guadalajara y en el final mismo de la guerra, ya como militar.
Cipriano Mera, se ha convertido hoy en un símbolo de toda esa pléyade de militantes sencillos, sacrificados, tenaces, esforzados, laboriosos, rebeldes, consecuentes y combativos que conformaron alguna vez la Confederación Nacional del Trabajo.

Mintz, Frank / Peciña, Miguel

Mintz, F.- Los Amigos de Durruti, los trotsquistas y los sucesos de mayoLos Amigos de Durruti, los trotsquistas y los sucesos de mayo

Debate Libertario, 9. Campo Abierto Ediciones, mayo 1978. 107p. 19x11cm.
Publicamos este texto que comprende las octavillas y el manifiesto de “Los Amigos de Durruti”, grupo que estaba compuesto por anarquistas hostiles en su mayoría a la militarización y partidarios de la continuidad revolucionaria frente al politiqueo y al pactismo. Así como la “Voz Leninista”, editado por militantes procedentes del POUM, que en las jornadas de mayo de 1937 se encontraban luchando con los anarquistas, defendiendo las aspiraciones revolucionarias del pueblo.

Mintz, Jerome R.

Los anarquistas de Casas Viejas

Diputación de Granada / Diputación de Cádiz / Delegación Cultura Ayuntamiento Benalup-Casas Viejas, 2007. 460p. 20×12 cm.
El 18 de enero de 1933 se iniciaron levantamientos anarquistas en Barcelona, Madrid y Valencia. La insurrección fue sofocada, pero tres días después estalló inesperadamente la lucha en el pequeño pueblo andaluz de Casas Viejas. Los trabajadores desfilaron por la calle y se declaró el comunismo libertario. En un intercambio de disparos en el cuartel de la Guardia Civil, dos guardias fueron mortalmente heridos. Llegaron refuerzos para detener la revuelta, pero fueron fustrados por una dura resistencia en la choza de un carbonero llamado Seisdedos. Siguiendo las órdenes de su capitán, los guardias incendiaron la choza, matando a ocho campesinos. A continuación ejecutaron una terrible venganza en el pueblo, fusilando a otros doce hombres. Para establecer con claridad unos hechos cuya trascendencia se refleja en el derrocamiento de Azaña, en su conversión como detonante de la sublevación militar que inició la Guerra Civil y en la perduración de enemistades y mistificaciones que han pervivido durante décadas, Jerome R. Mintz se valió de los testimonios personales de los supervivientes, recogidos a partir de los últimos años sesenta y rigurosamente contrastados.

Nash, Mary

Nash, Mary.- Mujeres LibresMujeres Libres. España 1936-1939

Colección Acracia, 4. Serie Los Libertarios 1. Tusquets Editores, Barcelona 1975. 230p. 18x11cm.
Mujeres Libres fue una organización femenina española, creada poco antes del mes de julio de 1936 y que desarrolló sus actividades hasta febrero de 1939.
Las Mujeres Libres eran anarquistas y, por lo tanto, no se limitaron a reivindicar sus derechos como mujer, al igual que todas las organizaciones feministas burguesas de entonces y de hoy, sino que luchaban tanto por su emancipación como persona como por la Revolución Social, o sea por la libertad, la igualdad y el apoyo mutuo a través d ela autonomía de todos los seres humanos.
Mujeres Libres contó con pocas personalidades destacadas el anarquismo español. Pero, precisamente, su interés radica en que, siguiendo el criterio de que son las masas anónimas las que hacen la Historia, sus afiliadas, que alcanzaron a ser 20.0000, pertenecieron en gran mayoría a la clase obrera.
Este volumen, el primero de la serie Los Libertarios, reúne artículos, manifiestos, informes, escritos por miembros de Mujeres Libres y publicados casi todos en la revista que llevaba el mismo nombre que la organización. No es una comiplación exhaustiva, pero sí una selección muy representativa de lo que fue Mujeres Libres, de las ideas que defendieron, de las actividades que desarrollaron, del papel que desempeñaron durante la guerra civil y, a la vez, de las dificultades prácticas que encontraron no sólo debido a las circunstancias, sino también a los prejuicios atávicos que las enfrentaron incluso a los mismos compañeros anarquistas.
Pese al tiempo trascurrido, el lector descubrirá con asombro la cendente actualidad de la doble lucha preconizada por Mujeres Libres. Pese a todas sus contradicciones e ingenuidades, estos escritos siguen vigentes y demuestran que, en muchos aspectos, todo está aún por hacer…

Olaya, Francisco

El oro de Negrín

Madre Tierra, Madrid 1998. 566p. 21x15cm.
«Don Francisco Olaya Morales es uno de los muchos españoles que perdieron la guerra, pero que, a diferencia de otros, no se ha preocupado tanto de cómo llegó la victoria sino de cómo llegó la derrota. Desde entonces ha dedicado toda su vida a investigar la figura clave en la derrota republicana, Juan Negrín, así como las circunstancias que rodearon a la más sucia de todas las operaciones políticas de la contienda civil: el expolio del tesoro español y el robo de una cantidad gigantesca de bienes particulares confiados a las cajas de seguridad de los bancos. Dos obras ha dedicado Olaya a Negrín, las dos publicadas en España y las dos sepultadas bajo el cuidadoso olvido de los profesionales que conciben la historia como una rama de la propaganda o como carrera universitaria. Ambas pueden encontrarse con algún empeño en las librerías españolas: «El Oro de Negrín» y el más reciente: «La Gran Estafa: Negrín, Prieto y El Patrimonio Español». Cuando uno se adentra en la infinidad de documentos, en la miríada de testimonios, en la inmensidad de datos que Olaya aporta para justificar su denuncia, se queda literalmente pasmado de cómo un hombre solo ha podido hacer tanto y de cómo tantos han podido silenciar lo que un hombre solo ha sido capaz de descubrir y averiguar.»

Olaya, Francisco

La gran estafa: Negrín, Prieto y el patrimonio español.

Madre Tierra, 1996. 437p. 21×15 cm.

La gran estafa estudia el drama final de la guerra civil, el exilio y el trato inhumano que el gobierno francés y los países democráticos reservaron a los hombres, mujeres y niños españoles (miles de ellos heridos o mutilados) que huyendo del apocalipsis creyeron encontrar la hospitalidad entre quienes se ufanaban de haber engendrado los derechos del hombre. Pero, ante todo y sobre todo, se historia aquí la trayectoria política y administrativa del gobierno Negrín, cuya falta de transparencia e irresponsabilidad no pueden ser más evidentes.

Olaya, Francisco

La intervención extranjera en la guerra civil

Madre Tierra, 1990. 400p. 21×15 cm.
Estudio fundamental sobre la intervención y la no intervención extranjera en la Guerra Civil. Elaborado a base de la utilización, procedente sobre todo de archivos españoles y franceses, trata de advertir y evitar que los pueblos sigan tropezando, en la misma piedra. La de los mezquinos intereses de ciertas oligarquías, que supeditan todos los valores humanos a sus cuentas bancarias. Estudio exhaustivo en la que toda afirmación queda demostrada documentalmente, desdeñando intereses partidistas.

Orwell, George

Homenaje a Cataluña.

Colección Memoria. Virus Editorial, 2000.  272 p. 21×15 cm.
Cuando en julio de 1936 se produce el levantamiento armado fascista contra la República española, George Orwell decide viajar a España para trabajar inicialmente como periodista; pero las circunstancias le llevaron a enrolarse en las milicias del POUM. Como miliciano luchará en el frente de Aragón y será gravemente herido en la garganta, toma parte en los sucesos de Mayo del 37 en Barcelona; y, como sus compañeros del POUM, sufrirá persecución por parte de los estalinistas del PSUC y se verá obligado a huir de España, atravesando la frontera como simple turista. En 1938, cuando aun no había llegado a su fin la guerra civil, escribe Homenaje a Cataluña, donde relata sus experiencias en la revolución española.
<<De hecho lo que había ocurrido en España no era una mera guerra civil, sino el comienzo de una revolución. Esta es la situación que la prensa antifascista fuera de España ha tratado de ocultar. Toda la lucha fue reducida a una cuestión de “fascismo frente a democracia”, y el aspecto revolucionario se silenció hasta donde fue posible>>.

Paniagua, Xavier

Paniagua, X.- La sociedad libertariaLa sociedad libertaria. Agrarismo e industrialización el anarquismo español 1930-1939

Colección Temas Hispánicos, 84. Editorial Crítica de Grijlabo, Barcelona 1982.  310p. 20x13cm.
El movimiento libertario español es un conglomerado ideológico difícil de enmarcar: desde anarquistas partidarios de la comuna agrícola independiente hasta anarcosindicalistas que basan la estructura de la futura sociedad en los sindicatos existe toda una gama de tendencias que una veces se superponen y otras se contradicen. Pero más que proceder a un trabajo de exégesis ideológica o de insistir en la conocida vinculación del movimiento obrero español al anarquismo, el profesor Paniagua analiza aquñi los proyectos concretos de organización de la sociedad libertaria y, sobre todo, las distintas propuestas de transformación económica y social elaboradas por los anarquistas surante la Segunda República, cuando en sus análisis de la realidad española superan las generalizaciones del pasado para construir el mundo nuevo.

Paz, Abel

Crónica de la Columna de Hierro.

Colección Memoria. Virus Editorial, 2001.  262p. 21×15 cm.
El 19 de julio de 1936 los trabajadores se vieron obligados a lanzarse a la calle para evitar el triunfo del levantamiento militar fascista en ciernes. El pueblo desarmado se vio obligado a proporcionarse él mismo armas y medios de defensa, ante la actitud por lo general titubeante de las autoridades republicanas, para hacer fracasar en un primer instante el golpe de Estado militar. Una vez tomado su futuro en sus manos, la clase trabajadora transformó prontamente la resistencia contra el fascismo en una revolución social que dejaría profunda huella en el campo y en la industria de buena parte de la Península.
La expresión revolucionaría y autónoma del pueblo en armas serían las milicias anarquistas. sin jerarquías, sin rituales militares, sin diferencias de pagas y con una estructura interna y medios de decisión absolutamente democráticos, las milicias se convertirían en el garante de la revolución tanto en el frente como en la retaguardia.
De ello eran conscientes el Gobierno republicano y el PCE, que desde un primer momento parecían haber puesto más empeño en acabar con las conquistas revolucionarias que con el fascismo. La militarización e integración de las milicias en el Ejército republicano -acompañado de los ataques a las colectivizaciones- constituiría, así, un paso más en el restablecimiento del orden estatal y un golpe definitivo a las aspiraciones revolucionarias de la clase trabajadora, cuya culminación serían los sucesos de mayo del 37 y la incorporación de la CNT al Gobierno republicano.
La historia de la Columna de Hierro es un caso paradigmático de entrega y arrojo revolucionario. Formada principalmente por hombres y mujeres procedentes del Levante valenciano, los testimonios conservados y su periódico interno, Línea de Fuego, nos permiten reconstruir en el presente libro tanto el funcionamiento de la columna como sus discusiones internas, reflejo brillante en todo momento de la preocupación sobre su papel en la guerra y en la defensa de la revolución social, así como sobre las consecuencias de la militarización. La Columna de Hierro sería una de las últimas columnas en integrarse en el sistema de brigadas del Ejército republicano, y su resistencia a la militarización les llevaría a enfrentarse a las propias organizaciones del movimiento libertario.

Peirats Valls, José

La CNT en la Revolución española

Madre Tierra, 1988. 3 Tomos 1093p. 24×16 cm.
La revolución y la guerra que tuvieron lugar en España durante los años 1936-39 han tenido sus detractores y sus exégetas en cuanto concierne a la llamada zona republicana. Los triunfos y los fracasos de la guerra se acomodan, según quien hace la historia, a la fracción política o social que se quiere o se odia. . . En cuanto a las realizaciones revolucionarias que fueron obra exclusiva de la C.N.T. y la F.A.I., en armonía con el resto del Movimiento Libertario, sólo unos pocos historiadores honrados le han hecho justicia, y sólo los anarquistas hacemos con cariño y pasión su exégesis. Y ante la historia hemos de afrontar los anarquistas los aciertos y los errores de aquellas realizaciones revolucionarias que tuvieron el enorme valor de ser el primer ensayo amplio y serio de comunismo libertario que registra la historia a la vez que son, ante todo y sobre todo, una obra nuestra.

Richards, Vernon

Enseñanzas de la Revolución Española

Colección ensayo, 1. Editorial Campo Abierto, Madrid febrero 1977. 214p. 19x13cm.
Libro para la reflexión y la práctica. El libro de Richads recoge una serie de acontecimientos de una época que fue dramática y trascendental para la vida española. Y los recoge no para recrearse en ellos, sino para extraer toda una serie de consecuencias que debemos tener en cuenta en todo momento. Como dice el autor “el movimiento anarquista internacional no pierde nada, antes bien gana, al reconocer y aprender de sus errores”.

Sender, Ramón J.

Casas Viejas.

Colección Larumbre, 32. Prensas Universitarias de Zaragoza, Zaragoza 2005. 242p. 21x13cm.
Estudio preliminar de Ignacio Martínez de Pisón. Edición de José Domingo Dueñas y Antonio Pérez Lasheras.
Casas Viejas es un reportaje realizado por Ramón J. Sender sobre uno de los episodios más lamentables de la Segunda República: la brutal represión de la Guardia de Asalto ante el conato de rebelión anarquista acaecido en la pedanía de Medina Sidonia que da título a la obra, en la provincia de Cádiz, atribuido por Sender a Seisdedos, líder de los jornaleros que malvivían en dicho poblado, los hechos tuvieron lugar la noche del 10 al 11 de enero de 1933. El Gobierno republicano de Manuel Azaña tuvo que informar en las Cortes (2 de febrero de 1933) y eludió su responsabilidad, en una actuación que marca el declive hacia el descreimiento de muchos de los que habían depositado sus esperanzas en la mejora social con el nuevo régimen.
Sender estuvo en el lugar de los sucesos tres días después de los hechos y reconstruyó todo el proceso, publicándolo en tres ocasiones, con multitud de variantes: en el periódico La Libertad (enero de 1933), por entregas; en el libro Casas Viejas (febrero de 1933); y en otro libro titulado Viaje a la aldea del crimen (febrero de 1934). El afán de Sender por reescribir la historia da cuenta de su voluntad por difundir lo sucedido en la pedanía de Medina Sidonia.

Thomas, Hugh

La Guerra Civil Española (2 Vols.)

Grijalbo Mondadori, Barcelona julio 1996 (3ªReimpresión). I: 500p; II: 1164p. 21x13cm.
La Guerra Civil es el acontecimiento fundamental de la historia contemporánea de España: apocalíptica resolución de los conflictos políticos y sociales acumulados, inexcusable punto de partida de cualquier reflexión sobre la España de nuestros días, repercutió también en la conciencia universal, para la que significó el progreso y la reacción, entre el totalitarismo y la democracia. De ahí la copiosa bibliografía que ha generado. La Guerra Civil Española no es un título más de ésta: su carácter globalizador, la abundancia y calidad de la documentación utilizada por Hugh Thomas ponen de manifiesto no sólo un gigantesco esfuerzo de investigación, sino también de estructuración de los materiales, para lograr una obra a cuya amplitud y rigor se unen la ponderación y la claridad.

VV AA

VV AA.- Barcelona mayo 1937Barcelona, mayo 1937. Testimonio desde las barricadas

Cita de Irrecuperables, 8. Alikornio Ediciones, Barcelona noviembre 2006. 217p. 22x14cm.
En la primera semana de mayo de 1937 Barcelona y otras localidades catalanas se llenaron de barricadas, produciéndose un enfrentamiento armado interno entre las diferentes fuerzas del campo republicano que luchaban contra los sublevados franquistas. Esta lucha ha sido mostrada como una de las causas que explicaban la derrota de los republicanos: los Hechos de Mayo serían el máximo exponente de la incapacidad congénita de la izquierda para dejar de lado las diferencias secundarias ante los problemas principales. Pero esta explicación democrática de la guerra civil, que la mayoría de la “izquierda” hace suya, obvía un hecho fundamental en la historia de la II república: que en 1931 se inauguró un período revolucionario que iba más allá del simple cambio de las estructuras políticas y que abrío la posibilidad real de una transformación social.

VV AA

Las colectividades campesinas 1936-1939

Colección Acracia, 15. Serie Los Libertarios, 7. Tusquets Editor, Barcelona abril 1977. 342p. 18×10,5cm.
Las colectividades campesinas en España no fueron ni una leyenda, ni un meteórico y fracasado intento de unos cuantos insensatos.
Las colectividades campesinas en España constituyeron la primera experiencia en el mundo, efectiva y duradera, de comunismo libertario.
Este libro, que no es ni un análisis, ni un estudio, ni una interpretación de los hechos, sino los hechos mismos narrados por participantes o testigos oculares, procura sacar del olvido deliberado, en el que la relegaron tanto los “vencedores” – lo cual es obvio – como una parte sustanciosa de los “vencidos” – lo cual es más triste -, una parcela de nuestra Historia reciente. “Los de siempre” han recopilado y ordenado una serie de artículos y testimonios, escritos u orales, ya publicados en revistas o periódicos de la época o recogidos en libros de distintos autores.
Según las personas que se cuidaron de la edición de este volumen, éste “pretende ser un libro sobre lo que, en argot político, se llama “la base”. Y, por lo general, al hablar de la base se acaba hablando de la vida cotidiana. De eso que puede paracer intrascendente a los que les gusta hablar de la estrategia global o de la geopolítica”.