Revista Argelaga

Partimos de la convicción de que la revolución social es necesaria y posible. Necesaria porque es la única salida que nos sugiere el sentido común en un mundo atrapado en un entramado tecnopolítico que lo hace cada día más inhabitable. Posible porque la dominación capitalista que somete la sociedad de masas a los imperativos de la economía global se asienta en un pedestal de barro.

Las contradicciones entre la necesidad de crecer y la imposibilidad financiera de estimular la demanda, o entre el crecimiento y la escasez de recursos disponibles, principalmente energéticos, condenan la política desarrollista al fracaso más estrepitoso. Pero la dominación no puede tener otra política; es más, está obligada a volcar sus esfuerzos en pos del desarrollo económico, aunque al hacerlo precipite la sociedad a un abismo de destrucción y la acompañe en su caída. El capitalismo ha dejado de ser una alternativa a la catástrofe y, dado que ésta es inevitable, pronto se presentará como la menos cruenta.

argelaga1

La humanidad se está viendo pues abocada a plantarse ante la disyuntiva entre revolución o barbarie. Entendemos por revolución un proceso histórico de cambio radical que ni puede reducirse a uno solo de sus momentos, el de la confrontación con el orden, ni puede ahorrarse el enfrentamiento recurriendo a una fórmula económica o política. El proceso ha comenzado pero las fuerzas sociales que han de protagonizarlo todavía están por formarse. Si las hostilidades ya se han declarado, las batallas han de librarse también en el terreno de las ideas, que es el más empantanado. La descomposición inevitable de un sistema atravesado por antagonismos insolubles es fuente de conflictos en el territorio y la urbe, los cuales recomponen los lazos de la solidaridad extinta y proporcionan materiales valiosos para una toma de conciencia de la opresión moderna. Precisamente el sujeto revolucionario se formará en el fragor del combate gracias a la comprensión de la época en la que se halla inmerso porque sus contradicciones le revelan la inmensidad de la tarea que ha de cumplir.

Al publicar esta revista, nuestro objetivo es fomentar con el análisis y el debate de las luchas territoriales y urbanas una atmósfera de disidencia y deserción donde el sujeto histórico, que no es otro que la comunidad anticapitalista, pueda constituirse y consolidarse. Haciéndonos eco de las razones de los combatientes, queremos contribuir al resurgir de una crítica práctica que proporcione a dicha comunidad la visión estratégica necesaria para llevar a cabo la sentencia de un mundo sin razón de ser, históricamente condenado.

Somos conscientes de que no podemos exigir a nuestros colaboradores la conformidad total con nuestro punto de vista general, pero creemos que la convicción de encontrarnos en el mismo terreno y de movernos en la misma dirección nos permite andar un largo trecho juntos, si no como compañeros asociados, sí como amigos aliados.

http://argelaga.wordpress.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Novedades Biblioteca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s