El sindicato y el ateneo libertario

La educación libertaria no sólo se ha desarrollado en escuelas que pretendían ser una alternativa a la enseñanza religiosa y estatal, sino que sus cauces a menudo (y diríamos que primordialmente) se han dado en el seno de la agrupación anarquista o sindical misma, formando parte del quehacer de la organización las labores de formación, cultura y arte. Aunque las escuelas libertarias suelen aparecer como la máxima materialización de la educación anarquista por representar una institución opuesta y paralela a la institución educativa por excelencia del Estado, la mayoría de las veces la educación se desarrollaba desde los medios más cercanos de que disponían los colectivos y sindicatos, puesto que las necesidades educativas más urgentes las sentían los afiliados mismos a las organizaciones, que entendían que debían instruirse para prepararse en la lucha contra el Capital y el Estado. Otra razón que impulsaba a los sindicatos y centros libertario s a desplegar por sí mismos servicios educativos era simplemente práctica: crear una escuela libertaria, bien sea para niños o para personas adultas, era costoso y tropezaba con innumerables trabas administrativas, aparte de la dificultad de encontrar maestros preparados.
También hemos de tener en cuenta que en muchos casos los sindicatos ponían en marcha escuelas vinculadas directa y orgánicamente a los mismos. Las escuelas de sindicatos demuestran que, como afirma el profesor Alejandro Tiana, «el movimiento obrero no considera a la escuela como un aparato aislado de la sociedad, e inserta sus ideas educativas en un proceso de transformación social». El caso más difundido de educación desarrollada directamente por organizaciones sindicalistas es el de las Bolsas de Trabajo en Francia (descrito antes), especialmente porque sus animadores se encargaron de escribir y dar a conocer su labor educativa. Pero seguramente el país donde más arraigo, extensión y continuidad tuvo la educación a través del sindicato fue en España.
Desde los orígenes, el movimiento obrero español se esmeró en trabajar por lo que se llamaba la instrucción obrera. En los primeros tiempos (segunda mitad del siglo XIX) de la sección española de la Internacional, los trabajadores anarquistas se formaban a menudo en ateneos y centros republicanos y federales en los que se mezclaban luchadores políticos de diversas tendencias, unidos por el afán por la educación popular. La tendencia anarquista de la educación que proponían los libertarios, a menudo se desdibujaba en prácticas no específicas y comunes a otras tendencias, que se solían aglutinar en ateneos obreros y populares, casas del pueblo, y sindicatos de ramo. Este eclecticismo se acentuaba en los períodos de represión estatal, en los que no era fácil aparecer claramente con una identidad anarquista. El impulso al cometido educativo libertario que supuso la Escuela Moderna a principios del siglo xx, y, poco después, la creación del anarcosindicalismo hispano con la CNT, fundada en 1910,fueron dos factores que animaron aún más a los organismos ácratas a poner en marcha actividades culturales y de enseñanza dirigidas a la difusión ideológica y al mejoramiento de la clase trabajadora.
La preocupación por la educación pasó a formar parte del orden del día de los congresos de la CNT. Ya en el de Barcelona de 1910 se dictaminó la necesidad de crear escuelas dentro de los sindicatos obreros, y en el de 1919, en Madrid, se debatió la cuestión de la enseñanza racionalista y la educación de adultos. Pedagogos militantes como Eleuterio Quintanilla propusieron en el congreso planes bastante precisos de educación de adultos en el seno de los sindicatos. El modelo más influyente en cuanto a contenidos para esta enseñanza era el de Ferrer, pero también hubo una corriente crítica partidaria de la educación neutral, encabezada por Mella y Quintanilla. Las conferencias a cargo de importantes intelectuales, la lectura de la prensa ácrata, la creación de bibliotecas en el sindicato, las representaciones teatrales y musicales, los debates y mítines de confrontación (entre representantes de distintas ideas), las salidas al campo, etcétera, formaron parte de la actividad sindical habitual de las agrupaciones anarcosindicalistas españolas hasta 1939. La actividad educativa de los sindicatos de la CNT alcanzó las más altas cotas de desarrollo con los sindicatos de Cataluña, que atrajeron, por ejemplo, a científicos de la talla de Albert Einstein.
Por otro lado, a menudo vinculados a los sindicatos y otras veces de manera independiente, se crearon ateneos libertario s en muchos pueblos y ciudades españolas. Estos ateneos llegaron a crear toda una red cultural alternativa, de carácter obrero, que llevó la educación y la cultura a barrios y pueblos que se caracterizaban todavía a principios del siglo XX por su atraso. En estos ateneos tenían especial protagonismo los jóvenes declaradamente anarquistas, que daban una función decididamente ideológica a estos centros, aspecto mucho más marcado que en las actividades educativas de los sindicatos. El florecimiento de los ateneos libertarios en España se dio sobre todo durante los años de la 11 República y Guerra Civil. Las mismas instituciones educativas de la República, como las Misiones Pedagógicas, colaboraban con los ateneos libertario s de los distintos lugares de la geografía española para llevar su proyecto de cultura y educación descentralizadas. La conocida compañía de teatro La Barraca, que dirigía García Lorca, utilizaba a menudo las sedes de los ateneos libertarios para sus representaciones por los pueblos y aldeas. En el período de febrero a julio de 1936 se acrecentó la actividad de los ateneos, y se iniciaron los primeros intentos de federación entre algunos de ellos, como la Federación de Ateneos de la barriada centro de Barcelona. Asimismo, entre 1936 y 1939 destacó la actividad educativa y cultural de las Juventudes Libertarias de Cataluña, que pusieron en marcha el Institut Lliure de Barcelona (institución educativa para ambos sexos, puerta de acceso a la Universidad Popular) y, especialmente, centró su esfuerzo de educación sociocultural en el teatro. El teatro era considerado como la manifestación artística más idónea para educar en la nueva mentalidad revolucionaria, y la mayoría de lasJuventudes Libertarias disponían de un grupo teatral. Iniciativa destacada fue la compañía del Teatro del Pueblo, dirigida por Guillermo Bosquets y el argentino González Pacheco, que impulsó un nuevo teatro social muy actual en cuanto a técnicas y tendencias (expresionismo alemán, declamación colectiva, representación de obras de Steinberg, etcétera).
Los ateneos libertarios también crearon escuelas racionalistas adheridas a los mismos, costeando el local y pagando a los maestros. También la organización anarcofeminista Mujeres Libres dedicó un gran esfuerzo a la educación, fundamentalmente a través de campañas de alfabetización de mujeres. En otras ocasiones, especialmente durante la Revolución española, se crearon escuelas de militantes por los sindicatos y ateneos, encaminadas a dotar de una esmerada formación ideológica a los anarquistas. Algunas de ellas se vincularon directamente a las colectividades de Aragón y Cataluña, con el objetivo de preparar a los jóvenes anarquistas en la gestión de la nueva sociedad. Así, la Escuela de Militantes de Aragón (creada en 1937),dependiente de la CNT-FAl Y situada en Monzón, y dinamizada, entre otros, por Félix Carrasquer, fue el mejor ejemplo de escuela de militantes. En ella se combinaba la enseñanza ideológica con la enseñanza para la administración de las colectividades, incluyendo nociones de sociología, contabilidad, agricultura, etcétera.

Extraído de 'Anarquismo y educación. La propuesta sociopolítica de la pedagogía libertaria' de Francisco José Cuevas Noa.
Fundación Anselmo Lorenzo, Madrid 2003.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s