La Barcelona de la dinamita, el plomo y la dinamita (1884-1909)

En Barcelona, la miseria no se crea ni de destruye, sólo se transforma, y quien vea desmesura en tal observación, no sabe que sus abuelos, o los padres o abuelos de aquellos, gastaban tres de cada cuatro duros en pan y uno en no dormir en la calle, y que ahora es al revés pero el final de mes es el mismo, y a quien tenga el vicio de comer y además el de tenderse sin despertarse debajo de un puente, siempre le queda comer lejos o dormir , estrecho dos posibilidades que no estropean tanto la cara como el malcomer: malhumorados pero no demacrados. […]

Y si hace un siglo los pudientes eran exiguos pero los misérrimos legión, a nadie le debería causar pasmo que entre los últimos hubiera no pocos airados que pensaran que esta ciudad era como para tirar petardos. Y los tiraron. Y hubo muerto y heridos, porque eran petardos de difinición antigua y estaban cargados con dinamita y rencor, aciaga combinación que, entre 1884 y 1909, terminó ocn fábricas y fabricantes y hasta con una temporada de ópera, y cuando parecía que no quedaba nada por demoler, de Barcelona hicieron una fogata.

 

 

Grupo de afinidad Quico Rivas, Barcelona 2009. 150 págs. 16x16 cm. 12€
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s