Entrevista al colectivo editor de la revista Al Margen

Con motivo del encuentro de publicaciones del próximo sábado le hemos realizado una pequeña entrevista a los compañeros del Ateneo Libertario Al Margen (Valencia) que editan la revista del mismo nombre (Al Margen).

_________________________________________________________________________________

* BIBLIOTECA (B): Lo primero, gracias por acceder a contestar estas preguntas. Para iniciar, explicar un poco cómo y cuándo se inició la publicación Al Margen, en qué contexto surge y un poco de dónde proviene la gente que se integra en el proyecto.

AL MARGEN (AM): La publicación empieza unos cuatro años después de que el Ateneo Libertario Al Margen empezara a andar (1986), es decir en el 1990, como una herramienta más de difusión de la Idea. La gente que integraba en aquel momento el Ateneo y mucha de la que hoy en día forma parte activa de él provenía del movimiento libertario, tanto anarcosindicalista, como ecologista o antimilitarista. El Ateneo Libertario Al Margen se caracterizó desde un principio por reclamar un espacio propio dentro del activismo anarquista no integrado en la dinámica anarcosindicalista y sobre todo al margen de sus disputas cainitas. Se intenta recuperar la figura del ateneo libertario como lugar de encuentro de grupos de afinidad anarquista donde se den cita dinámicas no encuadradas necesariamente en ninguna otra estructura.

* B: ¿Con qué objetivos o pretensiones iniciales iniciasteis la andadura de este proyecto? ¿Qué temáticas abordáis en vuestra publicación?

AM: Los objetivos iniciales eran servir de portavoz del Ateneo y canalizar hacia afuera los debates y preocupaciones que se vivían en el Ateneo, así como sumar otras voces a esos debates. En un principio no se trabajaba sobre un tema central pero desde hace ya muchos números se proponen un tema central para el dossier sobre el que centramos las colaboraciones y aportaciones desde dentro.

Los temas son inacabables, pues aparecen en el dossier tanto cuestiones de actualidad como conceptos clásicos, que son abordados sin establecer unas premisas claras de “temas de altos vuelos” o “cositas livianas”. Vamos intercalando según nos parece. Aún así contamos con secciones fijas sobre tema laboral; prisiones; migraciones; poesía; libros-cine; cabeceras de prensa libertaria, humor, gráficos, noticias breves, Internet…

 

* B: ¿Cómo son tratados los temas en la revista? Es decir, ¿se decide para cada número trabajar un tema en particular? ¿Cómo son tratadas las colaboraciones ‘exteriores’ al colectivo editor: pasan un filtro previo?

AM: Parte ya está contestado en la pregunta anterior. Las colaboraciones externas se piden ad hoc para cada tema aunque invitamos a todo el mundo a participar tanto en el tema del dossier como con el material que le parezca. El grupo redactor, eso sí, tiene total autonomía y libertad para decidir qué se publica y qué no. Y aunque somos bastante permisivas y no demasiado estrictas, si encontramos que una colaboración no reúne la mínima calidad o  promueve posiciones antagonistas con la idea libertaria en un sentido amplio, no se publican. Los textos son revisados por el grupo que habitualmente se interesa por la revista (siendo este grupo bastante uniforme desde hace tiempo pero con intermitentes incorporaciones y bajas) y en diálogo abierto se comenta cada una de las colaboraciones recibidas y las secciones habituales.

 

* B: Después de años publicando Al Margen, y mirando un poco hacia atrás, ¿en qué creéis que ha evolucionado la publicación desde sus inicios?

AM: En la estética muchísimo. En un inicio la publicación era artesanal prácticamente y la composición y la maquetación de los materiales suponía un trabajo manual harto minucioso. Posteriormente con la incorporación (lenta pero implacable) de los sistemas informáticos la cosa se agiliza y en los últimos tiempos la especialización de nuestra maquetadora ha hecho subir muchos enteros a la calidad gráfica. Al menos así lo consideramos nosotras.

Por lo que respecta a los contenidos y siguiendo la línea de lo que antes hemos comentado, la evolución ha sido desde “portavoz del Ateneo” (que aún sigue siendo) a algo más ambicioso como “publicación de debate libertario”. Es decir, actualmente nos preocupamos más porque las temáticas y colaboraciones sean más ricas y pueda participar más gente y con debates más elaborados.

 

* B: La publicación de Al Margen está ligada a la actividad del Ateneo Libertario Al Margen, después de todo este tiempo funcionando nos imaginamos que habrá pasado mucha gente tanto por el Ateneo como por el colectivo editor de la revista, ¿Ha ocurrido un ‘relevo generacional’ -por decirlo de alguna manera- o se sigue manteniendo un núcleo de gente desde vuestros inicios?

AM: Se mantiene un núcleo de gente importante, que si no es de los inicios sí que lleva en el Ateneo ya muchos años. Se podría decir que hay una especie de núcleo duro (por su resistencia y constancia) que siempre echa para adelante con el carro de la revista. Así como hay otra gente que lleva adelante otras cosas del Ateneo. Se echa en falta un relevo generacional pero parece que la distancia y las diferentes maneras de socializarse crean barreras que, si no son infranqueables, son duras de romper. Aún así alguna incorporación hay y seguimos abiertas a ello, tanto para currar en la revista como en otras actividades.

 

* B: Cómo valoráis todo el trabajo hecho hasta el momento, ¿cuáles creéis que han sido vuestros puntos débiles y qué cosas cambiaríais o haríais de otra manera? Y por supuesto, ¿cuáles han sido vuestros puntos fuertes, qué cosas consideráis que se han hecho bien hasta el momento?

AM: Difícil cuestión. Habría muchas cosas que matizar con los errores y los aciertos y seguramente no es el medio para un debate tan amplio (además de las propias divergencias que podría haber en este análisis según quien respondiese…). Sobre los aciertos, la constancia es uno de ellos. Perseverar, reformular las formas y actividades e ilusionarse en cada una de ellas es imprescindible para construir. Nos enorgullecemos de haber participado (con mayor o menor impulso según fuerzas y posibilidades) en muchas de las movidas guapas que se han llevado a cabo en la ciudad. Respecto a las carencias, la mayor ya la hemos comentado antes: la falta de atractivos para atraer gente nueva para que renueve las estructuras y las que llevamos años tirando del carro, podamos ir un ratito arrastrás.

 

* B: ¿Cuál creéis que ha sido la incidencia real que ha podido llegar a tener vuestra publicación (por lo menos en vuestro entorno de distribución más próximo) en cuanto a clarificación de posicionamientos o generación de debate?

AM: Bueno, en este sentido no podemos ser especialmente presuntuosas, la verdad es que no nos consideramos un referente especial en cuanto a generación de debates o clarificación de posicionamientos. Digamos que hemos arrimado el ascua en algunos casos pero nuestra “trascendencia” en ese sentido es modesta. Probablemente la dificultad y tendencia al caos en la distribución ha impedido que llegásemos a más lugares y a más gente. Y seguramente nunca hemos pretendido estar en la brecha más puntera de los debates intelectuales. Nos gusta más considerarnos difusoras del debate crítico y del pensamiento libertario en un plano accesible que detentadoras de las esencias filosóficas de no se sabe bien qué. Aún así, la verdad es que algunas colaboraciones son tirando a densas… En lo que sí nos hemos esforzado –desde el mismo nombre del ateneo y la revista- es en luchar contra los sectarismos y las descalificaciones estériles, tan habituales en el mundo libertario, y mantenernos al margen de discusiones estúpidas y fraticidas, partiendo de la base de que toda posición libertaria tiene su lugar en el debate y la lucha por la Anarquía.

 

* B: ¿Cómo valoráis vosotros otras forma de difusión como Internet? ¿Qué potencialidadades y qué cosas negativas le veis?

AM: Desde hace ya unos años contamos con una página en Internet bastante majeta (www.ateneoalmargen.org) gracias sobre todo al empeño de un compañero que domina el tema de los recursos libres en Internet (www.poesiasalvaje.org; www.barriodelcarmen.net;…) y que es un auténtico crac tanto en conocimientos como en ilusión y trabajo conceptual y vivencial sobre el tema. En un principio hemos sido siempre bastante reticentes al tema tecnológico/informático, tanto porque nos viene un poco con el paso cambiado por cuestión de edad como por distintas reticencias (que nos han consumido horas y horas de debates encarnizados) a las bondades de la técnica y a cuestiones paralelas. Aún así nos hemos puesto las pilas y el trabajo en Internet nos ha dado alguna satisfacción. Realmente la página de la cual disponemos tiene tanta capacidad que está aún por desarrollar en un porcentaje muy elevado. En los últimos meses hemos renovado su estructura para adaptarla a aquello que somos y que la gente nos pueda conocer a través de ellany no tanto a difundir noticias de la red o genéricas pues ya hay demasiados sitios donde buscar. Nos queda mucho trabajo para colgar las revistas y diferentes materiales en la red… pero pasito a paso.

Otra idea que va conformándose es la de crear un espacio en Internet donde se pudiesen encontrar referenciados los lugares desde donde descargarte libros de temática anarquista, de manera que se reúna la información y no haya gente que esté escaneando obras que ya están disponibles. En cualquier caso, de momento, la conclusión respecto al tema de Internet es que está bien mientras se mantenga en el plano instrumental, mientras no exceda su condición de herramienta, no acapare atención exclusiva y quite espacio a las relaciones personales cara a cara que son las importantes.

 

*  B: Cambiando un poco de tema, ¿cómo veis que está el panorama libertario en Valencia?

AM: Ufff! Hay diferentes visiones, tantas como diferentes miradas incluso desde dentro del Ateneo. La cosa no está muy boyante, pero no es cosa de ahora y siempre surgen grupos y proyectos que ilusionan. Puede que una de las cuestiones preocupantes sea que estos grupos o proyectos duran poco y se desvanecen sin dejar, al parecer, poso. Y no porque sean proyectos planteados como temporales en sí mismos sino porque se desinflan. Por otra parte, muchos de los proyectos nacidos desde el movimiento libertario y antiautoritario que llevan mucha vida, se encuentran en estos momentos en horas bajas por distintas razones, aunque la falta de implicación de la gente y los colectivos es una razón básica.

Analizar todo esto da para mucho más que estas líneas.

 

* B: ¿Cómo entendéis vosotros la etiqueta ‘libertario’? ¿Existe algún tipo de coordinación entre los grupos existentes? ¿Mantenéis proyectos comunes o colaboraciones más constantes con otros grupos de Valencia o de otras partes del estado?

AM: No nos gustan las etiquetas, lo libertario lo entendemos desde la heterodoxia y no desde las capillitas convencidas de su verdad. Por lo tanto, mantenemos contacto con todos los grupos que se reclamen antiautoritarios y autogestionarios, vengan de donde vengan. Mantenemos contactos periódicos con diferentes grupos para la organización de diferentes eventos y participamos desde los inicios en la organización de la Mostra del Llibre Anarquista y la Fira Alternativa y en todas aquellas ocasiones puntuales en que las movilizaciones lo requieran. También tenemos en marcha la creación de una red de bibliotecas sociales para catalogar y compartir los diferentes fondos bibliográficos, en la que participamos hasta ahora cinco grupos, entre ellos la CNT, la CGT, Radio Malva y La Dàhlia.

 

* B: Para ir finalizando, ¿qué aconsejaríais a la gente que está iniciando una publicación (ya sea fanzine, revista, periódico…) o tiene en mente realizarla? Unas palabras finales. (Para que digáis lo que queráis)

AM: Los consejos sólo sirven para ignorarlos, de cualquier forma, en la revista nos hemos dado cuenta de algunas cosas. Si de algo sirve…

1. Periodicidad: como somos unas mantas, nos hemos dado cuenta que nos viene muy bien obligarnos a una fecha de cierre. Semanal, trimestral o semestral, pero cuando hayamos dicho que sale, sale.

2. Colaboraciones: si no queremos mirarnos demasiado el ombligo, es importante que alguien de fuera que esté interesado en nuestro rollo, nos cuente cómo lo ve. Nos dará nuevos elementos de juicio y nos ampliará la perspectiva.

3. Distribución: de nada sirve currárselo para que luego lo lean cuatro colegas. Hay que echarle imaginación y curro al tema de cómo y donde distribuirla para que nuestro esfuerzo no sea en balde.

Y como ya os hemos dado bastante la vara, nos despedimos con un fuerte abrazo libertario.

Al Margen.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Colectivos

Los comentarios están cerrados.