Un poco de historia…

El texto que ofrecemos a continuación se desarrolló para un encuentro de bibliotecas de carácter social y libertario al que fuimos invitados el pasado año en el CSO La Gotera (Leganés).

Para empezar…

La Biblioteca Anarquista La Revoltosa empieza a funcionar “oficialmente” en mayo de 2009. Es un proyecto que ya se encontraba en nuestra mente desde finales de 2007, pero que se ha ido dilatando en el tiempo por diversas circunstancias. A pesar de que ya a mediados de 2008 contábamos con parte del material actual, no ha sido hasta este año cuando ha empezado a funcionar regularmente todos los viernes a partir de las 18:00h. La biblioteca abre sus puertas en el CSO Eskuela Taller, y recibe su nombre del lugar donde se encuentra: el Espacio Cultural La Revoltosa, espacio común donde se realizan otros talleres y actividades.

La biblioteca pretende ser un punto de encuentro y de difusión de ideas en el que pueda encontrarse material para tod@ aquél que tenga algún interés en acercarse o investigar sobre las ideas libertarias. Para ello contamos con préstamo de libros que van desde los clásicos anarquistas (Bakunin, Kropotkin, Malatesta…) a temas no específicamente anarquistas pero relacionados con lo social (autonomía obrera, represión, cárceles, etc). Tenemos títulos sobre el movimiento obrero desde la I Internacional, sobre anarcosindicalismo, la revolución española o la transacción democrática. El hecho de que la biblioteca se intitule ‘anarquista’ no excluye la existencia de material de otra temática, únicamente habla de la preferencia que se da a los contenidos con respecto a nuestras posibilidades materiales. Ello no quiere decir que si creemos conveniente incluir otros textos, por ejemplo de origen marxista, no lo vayamos a hacer, siempre que consideremos que aporte algo a la reflexión, al análisis y al debate. Por eso mismo, podemos encontrar otros textos de corte consejista, situacionista o ‘marxista libertario’.

Asimismo, disponemos de publicaciones periódicas, fanzines y textos que vamos actualizando con sus nuevos números y guardando para crear una especie de ‘hemeroteca’ donde sea posible revisar u ojear números anteriores. Desde publicaciones de corte más sindical, a revistas más culturales, pasando por el Ekintza Zuzena, el Al Margen de Valencia, órganos de expresión de grupos o federaciones anarquistas o colecciones completas como el Amor y Rabia de Valladolid.

Como es lógico, el funcionamiento de la biblioteca es ajeno a cualquier institución de tipo municipal o cultural y se nutre del esfuerzo colectivo de tod@s l@s que quieran colaborar en ella. La continuidad del proyecto vendrá definida por las personas que confluyan en él y no por subvenciones extrañas que condicionen y marquen la línea a seguir. Pensamos que éste es el camino por el que continuar.

Biblioteca Anarquista La Revoltosa.

Función y efecto de las librerias y bibliotecas en los movimientos sociales

La función principal de las librerías y de las bibliotecas dentro de los movimientos sociales, a nuestro parecer, es la de servir de punto de encuentro donde poder conseguir material, principalmente escrito, que pueda aportar algo al debate, a la toma de posición y a su plasmación en la cotidianidad, es decir, que sirva como herramienta o complemento a la acción cotidiana. La importancia que pueden llegar a jugar las bibliotecas y librerías no depende exclusivamente de ellas sino del interés real que en cada momento pueda tener la militancia y de la necesidad de profundizar en determinados temas para una mejor comprensión de lo que nos rodea.

Queríamos destacar en este punto, la influencia fundamental que tiene entre la militancia de los movimientos sociales en general, y en la del anarquismo en particular, la autoformación. Si por algo se caracterizan los movimientos sociales es por considerar la educación como una de las principales formas de concienciación y como condición necesaria para la liberación tanto individual como colectiva. Si tenemos en cuenta todo el proceso de amaestramiento y uniformización al que se nos somete en las escuelas, el tema de la autoformación adquiere aún mayor relevancia si cabe. El aprender al margen de los cauces ‘oficiales’ se hace imprescindible para comprender un poquito de la realidad actual y presente. Por lo tanto, la existencia de librerías y bibliotecas de carácter social y libertario llenan en mayor o menor medida ese vacío y representan pequeños oasis en los que refugiarse frente a los medios de desinformación.

Al ser un proceso de autoaprendizaje, ello implica la idea de voluntariedad. No queremos entrar a valorar aquí si la militancia lee y se informa todo lo que debiera, pero está claro que a pesar de que las bibliotecas y librerías pueden llevar a cabo una propaganda activa entre la militancia, sin un interés personal en conocer y en aprender, su labor es prácticamente superflua. A pesar de ello, creemos que su existencia es necesaria no tanto quizá para la militancia, que cuando quiera puede recurrir a ellas, como para la gente ajena a las ideas para que pueda acercarse a las mismas.

Formas de financiación

El hecho de tratarse de una biblioteca y no de una distribuidora o una librería hace más complejo la financiación del proyecto. A diferencia de las anteriores, que con sus ventas pueden ir recuperando lo invertido e ir poco a poco adquiriendo material de una forma más o menos continuada, nos encontramos con que la adquisición de nuevo material para la biblioteca es menos abundante y menos continuado que lo que desearíamos (la lectura, por desgracia, es un vicio caro). Una vez se agotan (o casi) los recursos para comprar más material hay que volver a empezar prácticamente de cero en la búsqueda de financiación para poder continuar hacia adelante y mejorar el fondo de la biblioteca. A pesar de ello, procuramos mantener un nivel constante en lo que se refiere a la adquisición de ‘novedades ‘, de tal forma que, de cada mes o dos meses, podamos incluir material nuevo.  Esa situación ‘deficitaria’ hace que, en más de una ocasión (y de dos) aparte del tiempo invertido en la biblioteca, los libros y publicaciones salgan de nuestro propio bolsillo.

En nuestro caso particular, la financiación inicial ­­­­procedió de dinero que teníamos y que iba a ser dedicado a otros proyectos que finalmente  no pudieron llevarse a cabo, por lo que decidimos emplear dicha cantidad en comprar los primeros libros. Hemos de reconocer que esa cantidad se obtuvo mediante conciertos musicales y fiestas para la autogestión del colectivo. Pero el que conciertos y fiestas sean la forma más rápida y efectiva de financiación no quiere decir que deba ser la única ni la más idónea. Creemos que se deben potenciar otras formas que, aún siendo más costosas en tiempo, hagan más coherentes nuestro discurso y no nos obliguen a depender casi exclusivamente de conciertos.

Paralelamente a la actividad de la biblioteca, hemos realizado una tirada de camisetas realizadas a mano por nosotros mismos. Asimismo, tenemos una colección de textos de carácter anarquista en formato fanzine y fotocopiados que ha ido aumentando con el paso del tiempo y que también vendemos. En el caso de los fanzines, nunca lo hemos entendido como forma de financiación, puesto que más allá del dinero que pueda aportarnos, que en este caso es mínimo, lo vemos como una forma de difusión y de propaganda. El caso de las camisetas es similar, es más la propaganda que nos puede hacer para la biblioteca que el dinero obtenido a través de su venta.

Cabe añadir a este punto y como autocrítica, que quizás podemos hablar de falta de previsión por nuestra parte en el tema de la financiación. El no prever que quizá organizando un número determinado de actividades de una forma más o menos periódica a lo largo del año para autofinanciarse, podría hacer que efectivamente se pudiera llevar a cabo una actividad más continuada en lo que concierne a la compra de material nuevo. Como se ve, no poseemos ni mucho menos la panacea de la financiación, tema en el que otr@s con más experiencia que nosotros seguramente tengan mucho más que aportar.

Objetivos iniciales y su evolución

El objetivo inicial que nos marcamos en la biblioteca fue el de servir como espacio de encuentro para aquella gente que tuviera alguna inquietud y a la vez, nos sirviera como punto de partida para el encuentro con otras personas afines a nosotrxs y con los que poder llevar a cabo nuevos proyectos.

Como libertarios que queremos una transformación de la realidad, queremos recalcar que la biblioteca no es más que otro medio de propaganda y de difusión de ideas, y como tal, no puede ser concebido por nosotros como un fin en sí misma.

Desde que iniciamos la andadura con la biblioteca teníamos claro que éste sería un proyecto a largo plazo, que no empezaría a dar sus frutos (si es que algún día los da) hasta pasado cierto tiempo. Si queremos realizar una valoración del proyecto en función de la gente que ha acudido, los resultados serían poco alentadores. Pero nunca ha sido nuestra meta atraer a cuanto más número de personas mejor, ni valorar el proyecto de forma cuantitativa. A día hoy nos conformamos simplemente con lograr que alguien ajeno a los ambientes libertarios se acerque a las ideas. Porque en eso consiste básicamente esto: en lograr que la gente vaya adquiriendo una conciencia crítica y empiece a pensar y actuar por sí mism@. Y, por supuesto, también en autoformarnos nosotros@s mism@s día a día.

Formas de difusión del proyecto y de la lectura entre los militantes

A la hora de empezar a difundir el proyecto, dimos preferencia a la propaganda dentro de Alcorcón por ser nuestro ámbito de actuación y donde desarrollamos principalmente nuestra militancia.  Nuestra intención no es reducirnos a Alcorcón, estando encantados de que se acerquen personas de cualquier parte, ya sea de Madrid o de fuera. Siempre consideramos interesante conocer y mantener relación con todo colectivo que desarrolle proyectos similares al nuestro, y por ello, toda propuesta de colaboración puede ser bienvenida.

La forma en la que hemos difundido la biblioteca se ha basado fundamentalmente en la pegada de carteles por las calles de Alcorcón. Asimismo, hemos dejado carteles en lugares más o menos afines: librerías, locales y algún que otro bar. También hemos repartido panfletos en los que se explica qué somos, cómo funcionamos y dónde encontrarnos, que hemos repartido en fiestas, conciertos y actividades realizadas principalmente en la Eskuela Taller. Hemos empleado internet para difundir las actividades que hemos llevado a cabo  hasta el momento (presentaciones de libros, proyecciones…), y tenemos una lista de correo electrónico con las personas y colectivos interesad@s, a l@s que les enviamos un catálogo con los libros de la biblioteca y las novedades que vamos adquiriendo. A día de hoy, también hemos difundido el proyecto o tenemos contacto con otras bibliotecas de la zona sur de Madrid y de la ciudad de Madrid.

Otra forma de difusión del proyecto que nos habíamos planteado era de la confección de un fanzine escrito o un boletín. No teníamos claro si darle un contenido exclusivamente enfocado a la actividad de la biblioteca o dotarlo además de otros contenidos. El principal problema de esta vía, según nuestra experiencia, sería la de conseguir mantener una cierta periodicidad en el boletín, pero es una propuesta que no descartamos. La existencia de una página web o un blog también podría dar a conocer y dinamizar la biblioteca, debido al acusado ciberactivismo de los movimientos sociales en la actualidad.

No nos podemos olvidar de uno de los métodos más efectivos a la hora de difundir un proyecto, y que consiste en la comunicación entre la gente, lo que toda la vida ha sido el boca a boca. Por ello, la difusión del proyecto entre los movimientos sociales y los colectivos afines cobra también su importancia.

El tema de la difusión de la lectura entre los militantes, pasa, entre otras cosas, como ya hemos comentado más arriba, por la necesidad personal de informarse, de saber sobre algún tema determinado. Está claro que nosotr@s mism@s, en nuestra experiencia cotidiana, hemos tenido compañer@s que nos han aconsejado o han encaminado nuestro interés hacia temas concretos. Eso no lo negamos. Por eso pensamos que la labor de las bibliotecas y de las librerías debería consistir no tanto en adoctrinar como en servir de punto de encuentro de l@s que, en un momento determinado, tengan interés o curiosidad por algún tema en particular.

Aciertos y errores durante la experiencia

A un añito desde que se iniciara el funcionamiento regular de la biblioteca, hemos mantenido un nivel  ‘discreto’ pero constante en el préstamo de libros. Durante este tiempo, hemos recibido el apoyo de colectivos afines y del entorno así como de individualidades, y nos ha permitido conocer, contactar y colaborar con otros colectivos.

El hecho de que en este tiempo no se haya acercado mucha gente hasta la biblioteca puede deberse a que no hayamos conseguido difundir el proyecto lo suficiente. Además, el hecho de que la biblioteca se encuentre dentro de un centro social okupado es también otro hándicap. Al respecto, lo único que podemos hacer es redoblar nuestros esfuerzos para que, tanto con la propaganda como por el desarrollo de actividades, se de más a conocer. Como hemos mencionado más arriba, esto es un proyecto a mantener a medio-largo plazo y del cual no esperábamos recoger resultados en corto espacio de tiempo.

Si tuviéramos que destacar algún error (entre los muchos que seguramente podamos cometer) es, sin duda, el de no encontrar una forma estable de financiación, lo que nos hace movernos en una espiral de ‘precariedad’. Es cierto que hemos adolecido durante este espacio de tiempo de falta de planificación en ese sentido, pero esperamos ir resolviendo poco a poco.

La experiencia se adquiere errando y nosotros pretendemos estar el tiempo suficiente para volver a equivocarnos y, también quizás, en dar en el clavo de vez en cuando.

Alkorkón, finales de 2009.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.